miércoles, abril 06, 2016

9 de abril del 2016 NO a la Guerra-NO a la violencia. Si a la Vida






©1996-2016-Carlos Echeverry Ramírez (Colombia)
Primera edición año 1996 Toronto-Canadá
La banderita tricolor -- Fragmento de: El último Viaje
-----------------------------------------------
Ginebra, Nov. 18, 1996
Recordado Cato,
Recibimos tu postal. Nos llenó de risa y alegría, nos trajiste recuerdos maravillosos del día llamado ya, Fiesta de los Inocentes.
Esperamos que estés bien de salud, que tu dolor en la espalda, causado por el golpe con el fusil en la estación del tren, haya desaparecido sin rencor alguno contra el hombre que lo causó.
Te escribo primero que todo para desearte una próxima ¡Feliz Navidad! en unión de tu esposa; también queremos mi esposa y yo que la ilusión de vuestro primer hijo se haga pronto una realidad.
Nosotros tres estamos bien, ya terminó mi trabajo en la prisión, pero continúo trabajando en mi tesis; mi esposa tiene un trabajo de medio tiempo, ella enseña francés a los pocos exiliados políticos que acepta este país.
Nuestro hijo, Daniel, hasta el presente no presenta problemas de ninguna índole en su desarrollo, esto nos llena de alegría y tranquilidad.
Te escribo porque considero un deber moral comunicarte los hechos que recientemente conmocionaron a la sociedad Suiza y que a mí, en lo particular, me perturbaron. Hace unas semanas solamente, fue encontrado al lado de un contenedor donde se deposita la basura de los edificios, el cadáver de un hombre.
Este muerto, como todos los anteriores cristianos, que van a la vida eterna, era un caso más, un hecho normal y esperado en la rutina de esta ciudad, hasta el momento en que entró en el fúnebre anfiteatro municipal. Su cara y cuerpo, huellas dactilares y palma del pie, mostraron identificación exacta a la de los archivos municipales. El Doctor Fontanelle, director del anfiteatro y del equipo médico, que hace las autopsias dijo en rueda de prensa, el nombre y apellido de este cadáver: Ives Du bois.
Para la gran sorpresa de todos, este muerto tenía en su cara, una expresión extremadamente ingenua que reflejaba una profunda paz. Su rostro y últimos rictus mortales no decían mayor cosa de sus finales momentos.
Los estudiantes de la universidad, incluyéndome a mí,  para la práctica de la materia forense de antropología, y antes de practicar la autopsia correspondiente, veíamos este cuerpo ya dormido en la paz eterna con una curiosidad creciente al notar que tenía la particularidad de no parecer muerto, sino un cristiano arrepentido en estado cataléptico. Después de larga búsqueda, encontramos un espejo pequeño y lo colocamos milimétricamente sobre sus amplias fosas nasales para estar seguros de que no respiraba.
Al mismo tiempo y ahora un poco más tranquilos, los otros galenos presentes y estudiantes en práctica, después de discutir y especular sobre la apariencia del acostado allí cubierto con un sudario blanco, llegaron a la gran y definitiva conclusión, de que este muerto parecía más bien que estuviera haciendo una larga siesta, aquel dichoso y largo sueño, que todos ustedes los latinoamericanos hacen en las hamacas por varias y largas horas en la tarde, después del mediodía.
Lo más interesante de este suceso que alteró totalmente y en forma dramática la paz de esta pequeña ciudad de Ginebra fue la frescura de su cuerpo; pudimos pensar todos los presentes, junto con el inspector J. Genet, que este cristiano no quería ser molestado o despertado de su siesta eterna.
Estábamos nosotros en la sala presenciando todo esto como testigos oculares de la autopsia. Veíamos cómo el bisturí se deslizaba por el pecho y abdomen para sacar sus vísceras. De esta forma vimos sacar cuidadosamente el estómago; intrigados los seres en este recinto observamos cómo este órgano estaba lleno a reventar de un líquido obscuro. Al abrirlo con el bisturí, para sacar este elemento y hacer un examen químico, de él salió inmediatamente, el penetrante aroma a "Café de la Colombie", que envolvió el amplio anfiteatro, oficinas, casa vecinas y los barrios contiguos, causando con su agradable aroma un placentero bienestar en sus ciudadanos.
Muy raro. Algo sorprendente. Yo que por rutina estoy acostumbrado a estas cosas, es la primera vez que presenciaba este extraño fenómeno. Minutos después del examen en el laboratorio supimos que este hombre, ahora cadáver, se había envenenado con el elemento químico para exterminar las ratas, aquél que venden en cualquier supermercado o en la tienda más humilde de cualquier rincón de la tierra.
Este cadáver con una inverosímil cara de inocente fue el hombre Bestia y  bruto,  que en la estación del tren, en acto irracional, descargó el fusil en tus espaldas, delante de centenares de personas y niños presenciando este penoso e inaceptable hecho.
Las autoridades y sus gentes tomaron esta muerte como un suicidio. La ciudad entró en conmoción al conocer este episodio dramático y volvieron los rumores sobre lo que pasó en la estación y el tribunal.
Al entierro, fuera de su esposa y su pequeño hijo de siete años, sólo asistieron sus padres y por fuerza mayor algunos funcionarios del gobierno. Las gentes conmovidas y asustadas, poco a poco volvieron a sus rutinas habituales, la nieve se aproximaba, lo mismo el esperado Papá Noél.
No había pasado mucho tiempo cuando, otra vez, en el apartamento de un edificio y ante un miedo total y sorpresivo en las gentes por esta visita simbólica de la muerte en nuestra apacible ciudad, las autoridades encontraron el cadáver de una mujer.
Cato, esto nos parecía imposible de aceptar. ¿Qué destino fatal venía a nosotros?

Ese día, las mujeres de Suiza, las mujeres europeas, hispanoamericanas y  norteamericanas utilizando los medios del Internet para comunicarse tomaron esta nueva muerte como un símbolo, como un hecho de protesta contra la violencia que existe en el mundo en todas sus formas, a través de la historia y en lo que finalmente se convirtió el hombre moderno, aquél que sólo vive con el único objetivo en su vida de conseguir el dinero, no importándole que tipo de acción o trabajo mezquino ejecute para lograrlo.
Cato, excusa mi carta, pero debo escribirte y contarte todo. Es muy importante que conozcas la verdad. ¡Sólo la verdad!
Esta mujer de Ginebra que murió y mujer habitante de todo el Universo; cansada de parir la vida, de sentir sus cambios fisiológicos, de alimentarla durante nueve meses para luego ver, a través del tiempo que ese ser que ella creó con tanto amor, amor único, amor imposible de conocer por el hombre, al pasar los años y en condiciones a veces infrahumanas de subsistencia, alimentando con su teta, con su cuerpo, con su vida, para ver casi siempre al final de su muerte y del segundo milenio, que el ser que creó y que cargó dentro de su cuerpo es hoy un monstruo, un verdadero... ASESINO,
ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO,ASESINO
Dicen que eran las últimas palabras de la mujer que se suicidó, cuando perdida y con su  dolor a cuestas caminaba en las noches obscuras llevando de la mano desconsolada a su pequeño hijo por las calles de Ginebra.
Esa mujer era la esposa del hombre que te golpeó con un fusil en la estación del tren cuando arrodillado con tus manos en alto pedías clemencia.

ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO.
Eran sus últimas palabras, fue todo lo que los habitantes de Ginebra y sus vecinos la escuchaban decir cuando en llanto y la sola compañía de su hijo único, tomó la determinación de envenenarse igual que su esposo.
ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO.
Que mata sin piedad a sus congéneres, con crueldad no conocida en fiera alguna; que los asesina lentamente y con premeditación, diseñando en reuniones secretas donde sólo entran los hombres, algunas veces con uniformes y otras en trajes de civil sistemas económicos que no permiten a los otros hombres y mujeres desarrollarse integralmente como seres humanos, siendo condenados a vivir perpetuamente en una cruel esclavitud salvaje, sin jamás poder aspirar a llevar una vida digna de un verdadero ser.
ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO, ASESINO...
Eran sus últimas palabras cuando caminaba llorando, perdida con su pequeño niño; ASESINO que sin compasión alguna mata rápidamente a los otros hombres, mujeres y niños por medios de las asesinas bombas, como en Hiroshima y Nagasaki y, hoy en día, con sus productos químicos y experimentales de virus, bacterias y microbios en las guerras ya conocidas por nosotros en Vietnam, Iraq, Irán, África y Latinoamérica…
Ser cansado, mujer extenuada consciente del paso del tiempo en su cuerpo, con sus horas, días, meses y últimos segundos para crear la vida; mujer extenuada que mira con angustia y sin voz, y ve llegar el final del siglo y el milenio, con sus hijos convertidos en bestias irracionales y en el ser más cruel y asesino que se tenga conocimiento en la historia de la humanidad y el Universo. Historia escrita y narrada con orgullo y alegría en muchos países del norte.
Cato, espero y quiero que entiendas y analices punto por punto mi carta, sé que es un poco dura. Tengo, hoy en día, que aceptar y reconocer que tenías toda la razón cuando en nuestros diálogos en la celda, cuando estuviste preso en Ginebra, hablaste tú de la necesidad urgente y radical de que la mujer tome, ya y desesperadamente, más control directo sobre los elementos químicos como el Uranio y Plutonio; con que se construyen las bombas atómicas y con los cuales el hombre bruto, en la dirección que va, terminará por completo todo vestigio de vida en el triste planeta llamado Tierra.
Es hora que tú, yo, nosotros, pensemos y analicemos la muerte de esta mujer suiza que ha levantado y formado una toma de consciencia en el mundo.
Ella lo dijo, lo expresó con su muerte: El hombre bruto va a destruir completamente la vida y el Universo,
¡Es ahora!, te repito sin pena alguna y te lo digo con todo mi cariño, respeto y admiración. Sin perder un instante. ¡Hagámoslo!
Cato: tú, yo, nosotros, ¡todos! Seamos conscientes de que se necesita un cambio radical, que la mujer tiene y debe tomar más control de todos los elementos que el hombre bestia sólo utiliza para destruir y acabar con la vida de otros hombres, mujeres, niños y pueblos inocentes, con la única y atroz razón de acumular más dinero y oro. ¡Qué avaricia! ¡Dios Mío!, es algo incomprensible, imposible de aceptar al fin del milenio.
Tú bien sabes y comprendes lo anterior mejor que yo. Tú me abriste los ojos cuando estabas en la cárcel de mi país; me abriste el camino para pensar estas cosas.
No olvidaré jamás tu idealismo, tus sueños y tus ideas; pienso a veces que fui afortunado de conocer un hombre como tú. No sabía, quizás por falta de información, que en América Latina hubiera hombres que están más avanzados que nosotros ideológica y moralmente. ¡Con todo el progreso y con todo el dinero que nos rodea aquí en Suiza y Europa!
Por último y para terminar, te contaré lo siguiente:
Al entrar en un café, encontré por casualidad del destino a una pareja de ancianos. Eran abuelos y estaban acompañados de un niño muy lindo de ojos azules. Al mirarlo lo noté un poco ausente, triste e hiperactivo; saludé respetuosamente a los ancianos y busqué un lugar en el café, una mesa para mi esposa y yo.
Al sentarnos contentos, pedimos dos capuchinos con brandy, poco después volví a la mesa de los ancianos y el niño; ellos eran viejos conocidos del barrio y de mis padres. Era una pareja sin tacha alguna en su pasado de ciudadanos; estaban tristes y el niño feliz comía su helado en la copa; los saludé y me puse a conversar unos minutos con ellos. Llevaba varios días sin verlos, charlamos animadamente de varias cosas y de los nuevos grupos de hombres y mujeres organizándose para parar la violencia armada en el mundo, Latinoamérica y en especial en Colombia, México, Brasil  y la Argentina.
Al ver al tan lindo infante recordé al mío, dirigí la mirada y palabra al niño y le pregunté si había ido a esquiar, me respondió animadamente y me contó alegre todo su viaje con la escuela en los tres días que estuvieron en la montaña practicando este deporte.
Esto me lo narraba mientras comía el delicioso helado; no sé porque  le pregunté qué quería hacer el próximo verano y el niño en silencio se levantó de la mesa, me miró y empezó a saltar en un pie y en el otro, como si estuviera saltando de cuadro en cuadro en un avión imaginario o una rayuela en el pequeño espacio que quedaba entre las mesas y ante la mirada sorprendida de las gentes que lo conocían, tanto como a sus abuelos.
Volví y le pregunté mientras brincaba:
- ¿Qué quieres hacer el próximo verano?,
Dejó de brincar, paró, me miró e ingenuamente se metió muy despacio y sin dudar, las dos manitas en los bolsillos del pantalón buscando algo conocido en ellos; al no encontrar nada, miró a través de la ventana del café, a lo lejos, y se quedó unos segundos así, mirando ensimismado, buscando el Sol lejano.
Así despacio, me miró y detenidamente, observó la gente del café.
De pronto, de sus bolsillos sacó las dos pequeñas manos, las observó, muy lentamente las colocó frente a su pecho y las empezó a juntar por las yemas de sus deditos; yo pensé en mi silencio y por un instante que iba a decir una plegaria.
El niño mirando sus manos como si en ellas ahora guardara y protegiera con ternura infinita un colibrí herido, se quedó otra vez unos largos instantes en esa posición, luego, repentinamente las tiró hacia mí, las abrió con un gesto conmovedor y me soltó unas palabras que salieron con máxima alegría del centro de su corazón:
-¡¡Quiero conocer los chigüiros y la tierra con la banderita tricolor!!.

Yo sin comprender estos gestos simbólicos, conmovido, igual que todos en el café, solo pude agacharme y tomando sus manos entre las mías le dije:
-Yo te ayudaré. El próximo verano, te prometo que conocerás los "chigüiros" y la tierra de la banderita tricolor. Yo te ayudaré.
Cato, me despedí y salí muy triste, tomé a mi esposa de la mano y fuimos a casa. Allí en el café quedó Federico, el niño huérfano de esa pareja suiza que se suicidó hace unas semanas.
En estos días, terminando mi tesis del doctorado en Antropología, me pregunto con preocupación que quiso decir el niño Federico con sus gestos o ¿dónde?, ¿cómo?, ¿cuándo? y ¿de quién? fue que escuchó hablar de los "chigüiros" y dónde queda esa tierra con banderita tricolor que yo le prometí ayudarle a conocer el próximo verano y de la que nunca escuché en mi vida.
Federico es maravilloso.
Cato, todos mis abrazos y toda mi alegría en unión de mi esposa e hijo.

  Continua...
©1996-2016  Carlos Echeverry Ramírez- Colombia

jueves, octubre 15, 2015

Juntos los dos... En la Argentina. Ya llega la Concha de... Oro en diciembre 2015


Con mis Viejos amigos en Rosario y la Argentina.

Que alegria es volver y estar siempre con todos ustedes! y mi querida Familia en la Argentina,  a orillas del Paraná.

 Abrazo fuerte al Conde J.Daniel Passerini, a Juan Carlos Simoncini, y los empresarios: Mario, Max, y Pancho Escuderi de Colombres Futbol 5. Canchas y complejo deportivo considerado entre los Mejores de Latinoamerica y el Mundo, por la iluminacion y calidad de cesped y de instalaciones.Sobra decir y escribir sobre la calidad humana, ética, humanismo y solidaridad de todos los Escuderi en Rosario y familia en Santafe.

Al estimado y admirado Abogado penalista de Rosario el Omar Agustín Fabián Rambaldo, señora e hijo y las Pizzas inmortales. Al los extraordinarios Emiliano Max y Marianela Scuderi y su grupo de amigos jovenes estudiantes y todos ellos excelentes lectores.

Un abrazo muy fuerte a mi querido y extrañado asesor y economista de Paraná: Orlando Capurro, hijo y familia Capurro. 
 Al economista Mario Hernán Galleano, Padre y familia, al admirado y querido  Enrique Rafael Corsiglia y  la Divina de Lichi,  al Artista Argentino Norberto Perfumo, Carmen Fortuna, la Silvia Raay, a los dos grandes de  Agustin y Federico Gallo  y Familia en General Lavalle.

Admiracion, respeto y gratitud a ese gran odontologo y académico de la Argentina, el Ernesto Radica de  Kder Consultorios Odontologicos y  su querido hermano, y caro amigo Norberto Radica, su hijo  Valentino y sus familias. 

Al German Zambrano, señora y niña. A la Divina de Cami Peluffo, la isabella  y Max.  al Ruben Fonseca, a la Divina Tete de Nivel Uno, Cristián Turcutto Sra e hijo.

 A mi editor italiano Leo Lamorgia y Mattias Lamorgia. A la extraordinaria Mujer de Viviana Dominguez, hijos y hermano en la bella y sensual  Paraná, para todos ellos  un abrazo y mis mejores deseos de bienestar y salud.

A todos mis amig@s, conocidos y queridos lectores en Rosario Santafe, Paraná y Buenos Aires,  un abrazo muy Fuerte y de Corazón.

 Que inmensa alegria es estar con ustedes siempre y en la Patria grande. El futuro de la Humanidad, lugar de la Armonía, la alegria y la Paz. La Patria Grande es toda la  Latinoamerica.

Para todos mis lectores y amigos en la Argentina,  un abrazo lleno de alegria y solidaridad y un millon de gracias por todas las alegrias y risas que me han brindado. 

A ella.  A las orillas del Paraná lo imposible.  Porque lo posible, ya lo hicimos.  Y ahora vienen y ya llegan las risas y alegrias del texto de Juntos Los Dos...

Carlos Echeverry Ramirez- Colombia



miércoles, septiembre 30, 2015

Gracias. Lectores de Miami...

Queridos amig@s y lectores en toda Latinoamerica y en especial a aquellos en la ciudad de Miami y sus ciudades cercanas.

Un millon de gracias por la compra de mis libros en Amazon y Kindle en las últimas dos semanas, entre ellos: El último Viaje, Crónicas y anticrónicas de Barcelona y Compartiendo Alboradas.


 La concha de Oro--Novela  llega en unos días a las librerías de la ciudad de Miami y periferia, en formato impreso y digital a travéz de Amazon y Kindle.

Un abrazo fuerte a tod@s mis amigos y lectores de la ciudad de Miami, North Miami, south Miami Beach, Bal Harbor, Miami lakes, Doral y otras localidades.

 En especial un abrazo fuerte al humanismo y solidaridad del Empresario Nelson Agudelo e hijos, a la extraordinaria Mujer de Marta Vasquez, al Picher83,  a mi caro y admirado amigo P.  Jose Moncada,  y  todos aquellos han hecho mis días en la ciudad de Miami y periferia , unos de los más tranquilo y felices de los últimos años.

 A todos mil  gracias por esos deliciososo asados y Malbec Argentinos, Gracias por su solidadaridad y humanismo.

A todos un millon de gracias.

Carlos Echeverry Ramirez

Bal Harbor--North Miami-Florida
Septiembre 30 del 2015

sábado, julio 18, 2015

Cuentomanía 2015 en Miami...y Juntos los dos--Carlos Echeverry Ramírez-Colombia

Queridos amig@s y lector@s en Hispanoamerica,  quiero darles un abrazo fuerte, lleno de alegria y solidaridad  y contarles que estaremos  el día 24 de septiembre del 2015 a las 6 y 30 de la noche,  leyendo Juntos los dos en BooksandBooks y sede principal de Coral Gables, para todos los lector@s y amig@s Hispanoamericanos de la ciudad de Miami y de la Florida.


Juntos los dos   ha quedado entre los finalistas en el "concurso" de cuento,  organizado por diferentes Instituciones de la ciudad de Miami.

Un abrazo a tod@s en especial a aquella a la orilla del rio. CJD

                              ©2015 PatDelaFuente+Charrúa Editores+Catonet Grupo


martes, enero 20, 2015

La Concha de Oro-La novela de la erótica del poder en latinoamerica.

Estimados amig@s y lector@s en diversos lugares del mundo y Latinoamerica, hoy les subo la portada de la nueva Novela:  La concha de Oro.
Espero les guste, la disfruten y estará al alcance de tod@s, con un precio super solidario en formato digital en Amazon-Kindle. Un abrazo muy fuerte para tod@s en latinoamerica deseando lo mejor para tod@s en este año 2015.

Enlace directo a Amazon y Kindle para su compra.http://www.amazon.com/La-Concha-Oro-Spanish-Edition-ebook/dp/B00QZKR37W


                                                       
El diseño de la portada y contraportada fue hecho por le escultor y pintor de Colombia J.Raul Romero Castrillón para Charrúa Editores y Catonet Grupo.
La concha de oro es una novela basada en la erótica del poder y como afecta las relaciones de los seres humanos. Encontrarán las aventuras de la madre superiora con la reina del pueblo, del obispo, del alcalde y de todo@s aquell@ que al leerla se identifiquen con ella. Cualquier parecido con la realidad es una simple coincidencia.
Un abrazo muy fuerte para tod@s en latino america.
Carlos Echeverry Ramírez
Fitofeliz@hotmail.com

sábado, junio 14, 2014

Hoy y siempre por la Paz de Colombia



                                    ©2015 PatDelaFuente+Charrúa Editores+Catonet Grupo

Llevo años pidiendo y suplicando que se termine la Guerra en Colombia. Hoy junio 14 del 2014 apoyo de forma incondicional e ilimitada, los dialogos en la Habana. Entre las instituciones y Gobierno de la Republica de Colombia con las FARC. Paremos la perversa industria y negocio de la Guerra en Colombia. Lo pido una vez mas por los niñ@s, Mujeres y ancian@s de Colombia. NO al fascismo y los neonazis de la extrema derecha en Colombia. NO pasaran!.
A todos un abrazo fuerte lleno de alegria y solidaridad.

Carlos Echeverry Ramirez.-Colombia

Puerto Plata /Republica Dominicana.

sábado, abril 26, 2014

Los Riders de Cali -Colombia-Club de Lectura 2014


Un abrazo a todos mis amig@s, lector@s y conocido@s en diferentes  regiones de Hispanoamerica. En Buenos Aires en la Feria del Libro y desde diferentes  ciudades  como Rosario, Paraná , Mendoza, Santafé me preguntan los chicos y jovenes entusíasmados, sobre ese nuevo fenomeno social llamado: los Riders y que nació en Cali-- Colombia hace unas semanas. Siendo nacido en cali y habiendo vivido allí mi infancia y adolescencia los mayores me preguntan con máxima curiosidad que opinión tengo sobre ellos.-Los Riders de Cali y Colombia-

Ellos son mas de 1600 al escribir estas palabras en honor a ellos y como un reconocimiento a su ejemplar y edificante labor y mensaje al mundo y mundo de "los mayores" en todas los países del mundo.

Los Riders para mi son la interpretación  y encuentro con ellos mismos. Un  frente y contraposicion a los estereotipos que algunos de los mayores han creado de nuestra ciudad de Cali durante los últimos 40 años.

Cali no es solo narcotrafico, dinero facil, el todo vale, lugar favorito  para  el turismo sexual de unos pocos  norteamericanos y europeos con menores de edad. Cali no es solo salsa y rumba. Y muchos otros estereotipos que nos han metido algunos de los medios de comunicacion en el incosciente colectivo durante los últimos 50 años. 

Los Riders de Cali--Colombia, le estan mostrando a Colombia, Hispanoamerica y el mundo,   que en Cali y Colombia existe un otro mundo posible. 

Que la solidaridad y el amor es: la Palabra escrita.  Que ha recuperado  su sentido, y el valor entre los jovenes y niños. 

Que no todo es dinero ni todo tiene porque ser un negocio donde solo le lucren las multinacionales sin aportar nada a nuestra cultura y mucho menos promover nuestros valores culturales como son la música, el teatro, la escultura, pintura, la fotografía. Y que a pesar de tener unos grandes medios de comunicacion donde se hace en muchos de ellos olimpicamente apología a los asesinos del pueblo, al narcotrafico, la prostitucion y a la cultura del todo vale. 

 Ellos -los Riders- en momento feliz y que sea historíco para el porvenir de sus vidas y familias y amigos y conocidos están haciendo historia con este magnifico hecho...

 Los Riders se han hecho ellos solos a si mismos, y  sin permitir, hasta el momento ninguna de las influencias nefastas de los adultos o medios de comunicacion un espacio en Colombia y la Hispanoamerica con la formacion de este club de lectura.

Quiero dar las gracias al periodico El  País de Cali por  proyectar y haber lanzado al mundo esa gran aventura de los Riders como es él de estos 1600 niños y jovenes de Cali que se reunen sin más interés que el de leer un buen libro y compartir y aceptar las enormes  diferencias que los adultos no hemos sido capaces de compartir y aceptar en 50 años de guerra en Colombia.  

Debemos  parar esa perversa industria de la guerra en Colombia Y que es mi mayor deseo y de corazon lo pido y les pido a los Riders de Cali ayúdemos con su ejemplo de lectores y amigos incondicionales de la lectura a parar la perversa industria de la guerra en Colombia.

El futuro de Colombia está en los jovenes como todos ustedes. Mi mayor admiracion y respeto por estos chic@s y niñ@s de la ciudad de Cali.

Bueno, Riders de Colombia, allí les dejo el desafío de conocer el ?por qué? me leén más en la Argentina, Brasil, España o Mexico que en Cali y Colombia.

Un abrazo lleno de alegria y solidaridad a a todos los 1600 integrantes de los Riders de Colombia y ejemplo para todo el mundo.

Carlos Echeverry Ramírez-Colombia

Página web 

www.echeverry.blogspot.com

 tecmoda@hotmail.com

martes, abril 08, 2014

Carlos Echeverry Ramírez-La concha de Oro muy pronto en venta.

20.000 mil abrazos muy fuertes llenos de alegria y Solidaridad a todo@s mis seguidor@s,  conocid@s y lector@s que me han respaldado en la compra de de libros. A todos ellos un millon de gracias por su solidaridad y correos electrónicos. Gracias.
En cuanto a "la Concha de oro" por favor paciencia, que ya se las entrego en unas semanas en formatos impreso y digital, a todo@s un abrazo muy fuerte hoy abril 8 del 2014. Nos vemos en Tecnopolís en Buenos Aires en unos días.

Carlos Echeverry Ramírez

jueves, noviembre 14, 2013

El último Viaje Isbn-13: 978-1482700121 Carlos Echeverry Ramírez--Viernes 15 Noviembre al 21 de noviembre en Amazon Kindle

Estimados lector@s y amig@s en toda la Hispanoamerica, un abrazo muy fuerte a todos por su compra y descargas de mis libros, las cuales me hacen muy feliz y me permiten seguir con el desarrollo de unos proyectos.




 Primera Entrevista exclusiva para un medio de comunicaciones de Chile.

                                                             http://youtu.be/38qxWosXCxk


Queridos lector@s en lo relacionado a La Concha de Oro Isbn:987-096837001-3-1 creo que sale ya en edición impresa y digital para todo el mundo y por Amazon/Kindle y Catonet Grupo a finales del mes de noviembre. 


Yo espero que esa Concha de oro sea del agrado de todos ustedes, al menos le hemos puesto el máximo esfuerzo, en hacerla y escribirla con alegría.

Un abrazo fuerte a todos en Buenos Aires, a las orillas del Paraná, en la ciudad de Jaen, Barcelona, Berlín, el D.F. en Mexíco y Gracías a la Argentina por esa Concha de oro...



En Toronto jueves noviembre 14 del 2013 

Carlos Echeverry Ramírez- Colombia
fitofeliz@hotmail.com

martes, agosto 27, 2013

Carlos Echeverry Ramírez-Colombia- Entrevista exclusiva para Latinoamerica y el resto de países del mundo.

Queridos amigos y lectores hoy le entrego a todos y con máxima alegría estas palabras espero las disfruten y las difundan entre sus amigos .
Un abrazo fuerte a todos y todas en hispanoamerica.
meditación Vipassana.
Este video/entrevista tiene todos los derechos reservados de la propiedad intelectual de la CIPO y la WIPO cualesquier persona o entidad, interesada en reproducir este video, debe comunicarse con nosotros y obtener la correspondiente autorisación para su uso.





Catonet Comunicaciones Grupo y PatDelaFuente. son los únicos dueños y responsables, productores y Editores de este video. Para comunicarse con Catonet Comunicaciones Grupo llamar al : 1-321 252 2760

Ver video en Youtube.: http://youtu.be/38qxWosXCxk

Un abrazo a todos a todos.!


sábado, agosto 10, 2013

Colombia- Carlos Echeverry Ramírez-Año 2013

NO más muertes en Colombia por esos malditos fusiles.

Es ya el momento y que sea para siempre de/parar y  cambiar esos malditos fusiles de todas partes por los instrumentos de musíca, por las computadoras, por los espacios para hacer el teatro, la escultura, la pintura, la musíca, y empezar a crear una cultura de NO violencia. Vamos a cpmpratir la solidaridad, la alegría, la ética y la equidad, vamos hacerlo como nunca lo hicimos en siglos anteriores. Lo vamos a hacer. Todos.

Es hoy el momento  de parar para siempre la perversa, nefasta y horrorosa industria de la guerra en Colombia.
Desde mi prmier libro: El último viaje,  lo pedí, y lo supliqué  a todos en Colombia  y sus  Intituciones y Gobierno.

Paremos la perversa industria de la Guerra en Colombia. Vamos a hacerlo y cuanto antes. Los invito a todos.
Por el llanto infinito de los niñ@s, las Mujeres y ancianos de Colombia.

Carlos Echeverry Ramírez
En toronto agosto 10 del 2013

Para los que me preguntan que canción escuché anoche antes de dormir ...ayer viernes 9 de agosto del 2013.
Escuche: al extraordinario Silvio Rodriguez en sus últimas palabras de la canción Ojalá, en un concierto en la Habana. y quiero repetir las mismas palabras. Esas dos de Gracias...

Los invito a mirar el video y escuchar las dos últinmas palabras que dice Silvio Rodriguez en la Habana.

https://www.youtube.com/watch?v=u80ocuvZxmY


Un abrazo fuerte fuerte a todos con toda la fuerza del corazón a todos mis lector@s y amig@s en latino america.

Carlos Echeverry Ramírez-Colombia
En Toronto hoy agosto 10-del 2013


Un abrazo fuerte a todos lleno de alegría y Solidaridad.





domingo, agosto 04, 2013

Carlos Echeverry Ramírez- 2013


©2013-Copyrights en fotografía
©2013-SotoPictures Inc.- Catonet Comunicaciones Grupo
Un abrazo a todos y todas en latinoamerica, Gracias por la compra y descargas de mis libros. Mi silencio en estos días anteriores, se debe a la corrección de textos y nuevas lecturas. Me ha sorprendido que el libro más comprado en el mes pasado  haya sido el de "Compartiendo Alboradas ". En el mes de junio el libro más comprado y descargado fue "Las Crónicas y anticrónicas de Barcelona(l)" por lo mismo un abrazo fuerte lleno de alegría y solidaridad.

Un abrazo fuerte a mis lector@s y amigas en: Argentina, Colombia, Colombia, España. A todos ellos un abrazo fuerte.

Carlos Echeverry Ramírez
Toronto Agosto 4 del 2013

martes, julio 09, 2013

El último Viaje de Carlos Echeverry Ramírez, para descargar gratis el sabado 13 y domingo 14 de julio del 2013




                                Enlace directo y super seguro a Amazon y Kindle para desacargar gratis el libro.

Un abrazo fuerte a todos y todas mis amigos y lectoras en Hispanoamerica.

Carlos Echeverry Ramírez
Toronto
fitofeliz@hotmail.com

Un abrazo a tod@s amigos y lector@s... Un millon de gracias

A todos mis amigos y lector@s un millon de gracias por las descargas sin costo alguno de: Compartiendo Alboradas.

Gracias un millon de gracias por la compra de los libros. Ese detalle me llena de inmensa alegría y espero siga así la tendencia en la compra de ellos.

Por lo mismo anterior, este próximo fín de semana El último viaje estará sin costo alguno para descargar.

 Los invito a todos mis lectores y amigos  en Hispanoamerica a compartir esta info y darla a los colegas, amigos,hermanos,  familia y todos aquellos que ustedes conoscan que  el próximo sabado 13 y domingo 14 de junio del 2013 El último Viaje estará libre para ser descargado sin costo alguno en  Amazons y Kindle.

Quienes son los únicos editores y distribuidores autorizados legamente por nosostros de resto son ediciones piratas de Argentina y Colombia. Ya saben a quien me refiero...

                                   Enlace directo y seguro para la descarga en Amazon y Kindle.

sábado, junio 22, 2013

Cuentos para todo el Mundo-Compartiendo Alboradas hoy sabado 22 y domingo 23 de junio para descargar gratis.


                Descargar sin costo alguno este libro, hoy sabado 22 y mañana domingo 23


Enlace directo y seguro a Amazon y Kindle para descargar Los cuentos para todo el Mundo -

Un abrazo a todos mis amig@s y lector@s  por la compra de las Crónicas y anticrónicas de Barcelona(l) y El último viaje. A los lector@s de México, España  y Brasil un abrazo fuerte lleno de alegría y solidaridad.

Carlos Echeverry Ramírez
Junio 22 del 2013


domingo, junio 09, 2013

La concha de... Oro. La novela esperada en unos días en Amazon. Portada hecha por Patricio de la Fuente de Chile---Carlos Echeverry Ramírez (Colombia)










"La Concha de Oro" es una  novela. Y que  puede ser también la historia secreta de tu madre, de tu prima, de tu hermana o de tu amiga. 

"La Concha de Oro" no te esconderá nada.  Te lo contará todo  para que no lo olvides. 



Por eso te invito  a  comprarla en Amazon -Kindle para que encuentres en ella las posibles similitudes con aquellas Mujeres que te rodean y que has conocido de toda la vida, desde la infancia.

Un abrazo a todos lleno de alegría y solidaridad. Meditación Vipassana

Carlos Echeverry Ramírez
Toronto junio 9 del 2013.

jueves, junio 06, 2013

Un millón de gracias a los lector@s Las Crónicas y anticrónicas de Barcelona(l) estarán sin costo alguno el día 15 de Junio del 2013


Queridos amigos y lector@s..un abrazo fuerte lleno de alegría y solidaridad.

Tremenda sorpresa ha sido la muestra de apoyo por parte de lector@s y amigo@s con la extraordinaria compra y descarga de mis  libros sin costo alguno. 

Les informo a tod@s en Latinoamerica y Europa que por solidaridad con todos  Las Crónicas y Anticrónicas de Barcelona(l) vuelven  a  estar libres para ser descargadas sin costo alguno el día 15 de Junio del 2013. En  Amazon y Kindle.

Amazon y Kindle son  los únicos distribuidores autorizados por nosotros ante los Gobiernos de USA y Canadá y el resto de países en el mundo.


NO olviden que el único Editor y distribuidor legal para El último Viaje y Compartiendo Alboradas, Las Crónicas y anticrónicas de Barcelona (l) y la Concha de Oro es: Createspace, Amazon y Kindle en formato digital. De resto, todas son ediciones piratas de "editor@s y Fundaciones" acostumbradas a... los copyrights y derechos de los autores.


Enlace directo y seguro a Amazon y kindle para la descarga sin costo alguno de las Crónicas el  día 15 de junio del 2013.

miércoles, mayo 15, 2013

Carlos Echeverry Ramírez- Compartiendo Alboradas está sin costo alguno los días 25 y 26 de mayo del 2013


Estimados lector@s y amig@s  con alegría les entrego sin costo alguno este libro para ser bajado en Amazon y Kindle los días 25 y 25 de mayo del 2013.

Quiero decirles que los únicos legalmente autorizados ante los Gobiernos de USA y Canadá y  los otros países del mundo para editar y vender mis libros son: CreateSpace, Amazon y Kindle, de resto son ediciones piratas que han violado la propiedad intelectual y los derechos de Autor.
Una abrazo a todos lleno de alegría y solidaridad
Carlos Echeverry Ramírez - Colombia



lunes, mayo 13, 2013

El último Viaje--Gratis en Amazon y Kindle- 25 y 26 mayo-Fragmento: Juntos los Dos.



Estimados lector@s y amig@s de latinoamerica. 

Con alegría les quiero recordar para que pasen el dato a sus amigos, prim@s, herman@s, coleg@s en el hospital, la Universidad, Colegio, trabajo donde sea...   que los días sabado 25  y domingo 26 de mayo del año 2013, estará este libro mio para descargar sin costo alguno a su PC, Smartphone, movíl, tarjeta digital y cualquier teléfono. 

Quiero reiterar que los  únicos legalmente autorizados ante el Gobierno de los USA y Canadá, para la Edición y Distribución mayorista y unidad a todo HIspanoamerica y el resto de países del Mundo y en las versiones de inglés y francés o un otro idioma y qué ya entran en unos días son: Amazon, CreateSpace Y kindle.

Cualquier otra edición en venta y a través del Internet es una edición pirata que ha violado  las leyes de Propiedad intelectual y los ©Copyrights Y no debe ser comprada para evitar problemas ante la Ley de cada respectivo país.


Este libro  y con propiedad intelectual a mi nombre desde el año 1996  fue otorgada por CIPO del Gobierno Canadiense se puede bajar sin costo alguno y para su extraordinario placer de lectura, en el enlace que aparece al final.

Un abrazo fuerte a todos aquellos que trabajan en la Dirección Nacional de Derechos de Autor  en la Argentina en la sede Buenos Aires y oficina de la calle Moreno. Un abrazo fuerte  a todos por su ética y profesionalismo.

  El libro pueden bajar desde Amazon y Kindle en le siguiente enlace. 

Descargar sin costo alguno: El último Viaje de Carlos Echeverry Ramírez año 1996 



Aqui les comparto  un fragmento del libro El último Viaje.
--------------------------------------------------------------------

 Juntos los dos


©Carlos Echeverry Ramírez Colombia
Carlos Echeverry Ramírez-ISBN: 978-0-9683701-0-1 del año 1996 otorgado poer CIPO
Reservados todos los Derechos de Autor ante CIPO Y WIPO desde el año 1996 para la Argentina y toda la Hispanoamerica.

Juntos los dos

-Jóvenes, usted señor Cato, les quiero comentar lo siguiente:

Hoy mi cansancio es mayor que en muchos años anteriores y muchísimo más que cuando estuve en la guerra.

Anoche estando acostado tranquilo, quizás como siempre, después que mi esposa Charlotte se fue a acompañar a Martina y su fiel perro, a la caminata habitual, hora en que el can hace sus necesidades y Martina recoge en bolsa plástica la mierda, yo me quedé leyendo tranquilo, acompañado de un Cherry semiseco y las melodías del violonchelo de Pablo Casals.

Cansado, por el duro trabajo del día anterior, dejé el libro sobre la mesa, fui a mi habitación y al entrar en ella puse el termostato en dieciocho grados, desnudo me metí debajo de las cobijas; allí en la comodidad de la cama y después de poner mi postiza dentadura en su medio adecuado y colocar mis anteojos encima de la pequeña mesa de noche, apagué la luz de la lámpara de leer y dormí sin problema.

No sé cuantas horas habían pasado, cuando en el silencio y oscuridad de la noche, escuché ruidos muy extraños al exterior de la alcoba, exactamente en las escaleras; eran unas risas escandalosas y palabras desconocidas por mí. Yo, un hombre que habla el latín, me asusté y sorprendido me senté a esperar el fin de lo que escuchaba, sin tratar de hacer juicio alguno.

Consciente estaba de que Charlotte, mi querida esposa no había llegado, ya que varias veces toqué el lado de la cama donde duerme y no la encontré, lo cual me causó mucha angustia; así, lentamente, los sonidos terminaron de subir las escaleras y finalmente entraron en la habitación...

Observé, cauto y desconfiado, entrar una sombra amorfa, un bulto grande moviéndose con dificultad; con mis cansados ojos de anciano no podía tampoco distinguir qué era, sólo escuchaba las risotadas escandalosas, las palabras enredadas y un fuerte y marcado olor a alcohol.

Nervioso, dudé de mis actos y pensamientos, creí momentáneamente que era una mujer de vida alegre y numerosos clientes que se había equivocado de casa y aposento; como pude, a tientas de ciego y en la negrura de la noche busqué mis gafas, para poder prender la pequeña lámpara. Después de hacerlo y para mi gran sorpresa encontré a ¡Charlotte!

Sin creerlo ni aceptar, la encontré tirada al extremo de la cama, ¡Mon Dieu! ¡mi esposa! ¡¡La bióloga!!, la directora por treinta años del famoso coro de música sacra en la conocida iglesia luterana de Ginebra, la mujer maravillosa, ¡Quelle horror! , la madre de mis cuatro hijos estaba ahí, tirada al extremo de la cama, ¡¡completamente borracha!! hablando en un idioma incomprensible, riéndose y actuando, como nunca antes en nuestra apacible vida y después de cuarenta años de casados, a estas horas de nuestro matrimonio y en el cenit de nuestras vidas.

Traté de encontrar la causa de este inusual estado en ella, después de tantos años compartidos, desde aquellos en los que yo iba o ella venía al pequeño jardín al frente de la facultad a esperar que terminaran nuestras labores académicas en la universidad. No supe que pensar.

Estimados señores y usted señor Cato, no sé que decirles o como expresar lo que sentí en ese momento.

Recuerdo que tuve un inmenso vacío, una ahogadora tristeza, solté una irónica risa, un débil entusiasmo y una rabia pasajera, y también todo aquello que puede un hombre de mis conocimientos y jerarquía experimentar, en esos segundos al ver a su querida esposa en esas lamentables, terribles e inaceptables condiciones.

Horrorizado de ver a mi Charlotte en esa situación, con voz angustiada, sintiendo una punzada fortísima en mi débil corazón y dolor en mi brazo izquierdo, le pregunté:

-Charlotte, mon amour, mon Dieu, ¿Qué te han hecho?

Atónito y horrorizado, la observaba.

Ella poco a poco, organizó sus desvariados pensamientos en medio de risas desconocidas, con ternura abrasadora y en una voz jamás escuchada en todos nuestros largos años de nuestra feliz relación, me dijo:
-”Freddy, mi amor, ¡mi tesoro!, ¿Recuerdas anoche cuando vino Martina con su perro a que la acompañara a caminar?... Muy bien, las dos nos fuimos conversando, mientras el can buscaba un lugar verde donde hacer sus necesidades. Conversábamos de muchas cosas, de ti, de Teodoro; charlábamos acerca de nuestros hijos, de sus alegrías y frustraciones, de las duras dificultades que enfrentan aún con todos sus títulos académicos para encontrar un trabajo estable y bien remunerado; dialogábamos de nuestras cosas de mujeres y que muchas veces o casi siempre son muy diferentes a las que los hombres hablan entre ellos; analizábamos también con impaciencia lo poco que podemos hacer o que se nos permite por ustedes para mejorar el mundo; tristemente comprendíamos lo mínimo que es aceptado y con escasa alegría recibido por los hombres para hacer más solidario el bien común.

Caminando las dos solas, apartábamos con nuestros bastones las hojas caídas, que anuncian el fin del verano, acompañadas mentalmente, por aquello que hemos creado, es decir nuestros hijos. Martina iba muy preocupada y yo, meditabunda, llevaba en mí algo que no te he dicho en los últimos años: sentía una creciente ansiedad de ver lo trágico que sucede en el mundo fuera de nuestros vecinos, en otros países y regiones. Llevaba tristeza y frustración, de ver lo poco que puedo hacer para cambiar lo que escucho en todos los lugares que tú, como hombre, no frecuentas, no escuchas, no entiendes, no quieres aceptar ni escuchar y que quizás jamás comprenderás.

Martina y yo sorpresivamente, escuchamos a lo lejos, en el Parque de la Esperanza, unos rumores de tambores como africanos, unas guitarras, unas trompetas, flautas, lutes de Persia, bandoneones, maracas de Sur América, acordeones, trompetas, tiples, guitarrones y unos violines gitanos de Hungría y Rumania. Nosotras, como bien tú sabes, somos curiosas y dueñas de una intuición, que ustedes no tienen; ansiosas apresuramos el paso y fuimos a ver qué era esa música tan bella, esas melodías con una sensualidad envolvente que ahora escuchábamos en el mismo parque al cual íbamos tú y yo, cuando éramos jóvenes y nos sentábamos a conversar del futuro, de nuestros sueños e ilusiones. ¿Recuerdas mi amor, mi tesoro?

¡Freddy, escúchame! ¡Escúchame_!

Al llegar al parque, Freddy, mi amor, encontramos unas mujeres y hombres extranjeros de pelo azabache con ropas llenas de colores, con todos sus niños cantando al son de la música y bailando en una armonía, en un ágape que jamás yo había presenciado en Europa.

Fuera de nosotras, estaban muchas parejas conocidas, había varios ex colegas y ex alumnos tuyos de la Universidad, las parejas y los vecinos nos quedamos quietos y perplejos presenciando esa reunión, una fiesta llena de amor y de fraternidad.

Martina y yo, dos mujeres ya viejas y feas, como dos ancianas esperando sólo la muerte, sorpresivamente nos encontramos, igual que los otros, en la mitad de ese pequeño carnaval.

Las mujeres y hombres tenían unos dientes hermosos color nieve, una piel canela y cabellos oscuros como las noches del invierno, sus músculos tenían una simetría excelente, pequeños cuerpos en volumen pero de una definición muscular sin igual.

Algunos tenían una personalidad, una alegría y dinamismo como el agua en nuestros riachuelos cuando baja las montañas en la primavera. Martina y yo fascinadas con esas risas melodiosas mirábamos todo.

Allí, nos ofrecieron vino y con todo el respeto del mundo nos invitaron a bailar; sí, a compartir con ellos la alegría. Martina bailaba. Yo también extasiada miraba cómo ellos bailaban conmigo sin importarles mi lentitud, mi torpeza al llevar el ritmo, mis arrugas de mujer anciana. Todos nos aplaudían sin parar; esta gente desconocida por nosotros, únicamente quería que Martina y yo, como seres, disfrutáramos la vida y la alegría creada por estos músicos que vinieron al festival.

¡Hubieras visto a Martina bailando!. Cómo se reía, ¡parecía una loca! Igual a esa gente, a esas mujeres y hombres locos del parque llamados injustamente así por nosotros los suizos. Qué ternura nacía en las miradas de sus hijos, en los melancólicos ojos y en sus risas apacibles.

Freddy, mi amor, espero comprendas, ahora porqué estoy tan contenta y ¡porqué decidí tomarme unos vinos de más! Simplemente compartí con esos locos la fiesta, que en ese parque de Ginebra, comenzamos a llamar la Fiesta de los Inocentes.

Te preguntarás... ¡escúchame amor! ¡escúchame! ¿te preguntarás cómo llegué a casa?

Te lo diré:
Cuando me sentí ya cansada de reír y bailar y, de oír tantos aplausos, como nunca antes en mi vida los había recibido con tanta espontaneidad y simpatía, le dije a unas mujeres llamadas Pilar Torres, la Mechas Otoya y María Teresa, que, a propósito, me dijeron que trabajaban como científicas investigadoras en un centro agrícola del cañaduzal, que Martina y yo queríamos regresar a casa.

Al instante, seis parejas de los latinoamericanos ahí presentes, en forma alegre y aún disfrutando con la música, nos acompañaron despacio a casa.

Las mujeres charlábamos y nos reíamos, los hombres hablaban con los niños. Ellas, las mujeres jóvenes, hacían muchas preguntas de nuestros sistemas políticos, sociales, económicos y de mi relación personal contigo; eran muchas preguntas sin pena, ni amargura, como si hubiera en ellas una insaciable sed de conocimiento.
Al rato, caminando en medio de todas estas conversaciones, no sé porqué y a estas horas de mi vida como mujer, a mis setenta y cinco años, en forma total empecé a sentir en todo mi cuerpo unas ganas y deseos inaguantables de estar junto a ti.

Sí, mi amor, Freddy, mi tesoro, sentía unos deseos irreprimibles de tocarte y sentirte junto a mí y que no tenía en muchos, muchos años.

Me sentía una adolescente, con deseos húmedos y ardorosa pasión. Quería que me tocaras, que me besaras, como en aquellos años ya lejanos e inalcanzables para los dos, aquellos días en que ¡me jurabas amor eterno!. Cuando éramos jóvenes y bellos, cuando éramos sólo los dos.

Quería que nuevamente te olvidaras de todo aquello que existe en el mundo, ser el Eje del Universo y volver a escuchar cuando tú me decías que yo era toda tu gloria.

Al llegar a nuestra casa, acompañada de todo este grupo y subiendo las escaleras como podía, sentí otra vez nervios y pánico de lo que había pensado y deseado en el camino, no pude contener mi nerviosas risas al darme cuenta y aceptar que estaba húmeda en mi cuerpo, a mi edad y ¡¡después de tantos largos años!!

Más ganas me entraron de acariciar tu ser, de contar nuestras costillas marcadas por las huellas del tiempo, de sentir mis flacas y fláccidas piernas, tocar y palpar tu vencido pecho, tus hombros ya cansados, tu inflexible espalda. Quería y ahora quiero, que toques todo mi cuerpo, mis arrugas en barro seco por donde pasaron los alegres y esquivos riachuelos, las profundas grietas de mi piel, como si fueran hoy alegres acordeones tropicales.

Que muy lento y con todo nuestro tiempo, me beses toda. Sí, quiero que me beses suave, dulcemente.

Que acaricies mis largos y descolgados senos con sus tristes y marchitos pezones, como si fueran ellos esta noche y ahora dos fértiles oasis en un árido desierto, donde se alimentó la belleza de nuestros hijos.

Quería que juntos esta noche, tú y yo, nos llenáramos íntegros de amor en un triste mundo moderno donde éste ya no existe.

Y así los dos en uno...

-Sí mi amor, ¡los dos!, ¡sólo los dos!

-Y, en un interminable beso fuéramos felices una vez más al final de la noche...

en Toronto Diciembre 28 del 1996

Día de los Inocentes....

©1996-2013 Carlos Echeverry Ramírez

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


©CAER, Catonet Comunicaciones Grupo y Charrúa Editores
Reservados todos los derechos de autor ante CIPO Y WIPO